miércoles, 31 de mayo de 2017

Lola con D

Todo sucede con un fin, con un motivo,
nos lo han repetido desde el principio,
que en algún momento,
en algún lugar,
tú y yo.

Todo se acaba por algo,
porque si
o mejor dicho porque no,
porque no éramos
tú y yo.

No sabes,
que antes, incluso,
de verte atropellar mi mirada,
de sentir cómo me invitabas a la vida,
yo ya había visto tus ojos
en algún lugar de mi mente.

Que tú eres ese cruce de caminos
con todos los semáforos en rojo
a lo largo y ancho de toda la Gran Vía
y que a ciegas cruzaría en 8 vidas.

Todo sucede por algo, sí,
supongo que todos los desastres
que hicieron crecer amapolas aquí dentro
solo eran la metamorfosis para prepararme
al huracán que iba a remover la tierra
para dejar paso a flores que desconocía,
a las que tus caderas traían.

No sabes,
que la lluvia no cala si no la noto a tu lado
y que yo soy de calarme hasta en los besos,
que las sequías solo las quiero
para que en las noches me provoques un oasis
y calmar la sed que me provoca tu ausencia.

Todo se acaba por algo,
yo, por ejemplo,
dejé de imaginarte porque un día
te tuve delante
y te confieso que la realidad,
por esta vez,
superó a mi imaginación.

Nunca te lo he dicho pero
antes, mucho antes de las musas,
ya existías tú,
con tu inocencia y tu sonrisa tímida,
pero enseñándome las garras,
haciéndome poeta de nuestro destino.

Antes,
mucho antes de tenerte entre mis brazos
y bailar con mi cuerpo
al compás del silencio,
yo ya te había inventado.
Antes de nadie
y después de todo,
tú y yo.

martes, 30 de mayo de 2017

Miguel Gane

¿Sabéis eso de cuando tenéis un pájaro y lo metéis en una jaula porque tenéis miedo de que se escape?
Es mucho más grande el acto de amor que te demuestra aquel que está libre, que puede volar cuando quiera y, en cambio, elige quedarse, que aquel que se queda porque siente que está atrapado entre rejas, porque tú no le dejas ninguna salida.
Pues lo mismo, pero con las personas.

Intranerso

"Consejo de supervivencia: No necesites a nadie. Pero quiere.
 Quiere mucho. Quiere por encima de tus posibilidades"

lunes, 8 de mayo de 2017

septiembrepuedeesperar.com

"Apareciste como una anomalía estadística con el único objetivo de romperme los esquemas. O quizás fue una simple casualidad, pero ya conoces mis problemas de ego. Siempre me dijeron que todas las cosas importantes ocurrían en los portales, pero por más que te acompañaba a casa nuestra historia no se convertía en una película digna de un Oscar. 
La paciencia siempre fue mi mayor virtud y el ‘Continuará’ una eterna despedida.
Quizás esto no va de amor y a mí no me entra en la cabeza. Puede que esto sea una especie de ‘500 días juntos’, aunque tú tienes aún más encanto que Summer, y eso son palabras mayores. 
La vida pasaba entre listas de Spotify, descubrimientos en Youtube, bolsas de chucherías, algún que otro concierto y largas conversaciones con más transcendencia de lo que parecía al principio de aquel extraño invierno.
Nuestra historia, eso sí, daba para una canción. ¿Sabes? Alguien me contó, o tal vez me cantó, que tus canciones favoritas lo saben todo de ti. La mía representaba mi búsqueda del tesoro cuando aún no sabía en que isla te encontraría. La cantaban Leiva y Rubén y yo lo seguía como si de un mandato se tratara: “Yo solo busco que me tiemblen las piernas, que seas de esas que nadie recomienda”.
Ellos ponían la música y la letra, yo era ese protagonista que ve su vida pasar mientras llora por las esquinas y tú un bendito problema con una solución que iba a doler. Tampoco es cuestión de echarte a ti toda la culpa. Quizás yo nunca quise resolverte. Me gustaban todas las incógnitas de la ecuación que planteabas.
A ti, que me tenías a tus pies, siempre te preocupó demasiado lo que pensaran aquellos que solo querían pasar una noche entre tus sábanas y demasiado poco lo que pensaba yo, que aspiraba a estar toda la vida sosteniendo tu mano. Sigo peleando y, tratando de ser justo, sigues valorándome, pero seguimos siendo tú y yo. Quizás nunca dejemos de serlo, pequeña sonrisa de Amelie."

Trece segundos antes de disparar.

Y te levantas una mañana y decides que es el momento de cambiar de vida con la facilidad del que se pone unas zapatillas y baja a por el pan. Que quizás te cansaste de esperar a que el chico que te volvía loca enloqueciera contigo, que puede que aprendieras que hay que querer a quien te quiere, que a lo mejor hay que coger las riendas de tu vida y darle la espalda a quien nunca te miro de frente, que anoche soñaste y hoy quisiste salir a cumplir el sueño.
El mundo es para los valientes. Vamos a ser dignos de nuestra parte.

jueves, 4 de mayo de 2017

Apuesto un amanecer a que he escrito sobre ti.


Un día
escribí muchas rimas.
Una tarde,
conseguí versarte.
Una noche,
te escribí a renglones.

Creí que era hábil,
o que esto era fácil.
Sin embargo,
ahora sé algo.

Hay noches
que no hay texto que te nombre.
Hay tardes
en que las palabras no salen.
Hay días
en que surge la poesía.

Por eso este día,
te doy todas mis rimas
para que acompañen
tus tristes tardes,
seguidas de noches
en que te rompes,
y yo no sé escribirte
que vale la pena sentirte,
que por ti hago rimas,
que eres poesía.

Seguiremos informando

Han vuelto las mariposas a revolotear en mi barriga. Pero tú, no.